Exposición, protección UV y el envejecimiento de la piel

SUN 101: EXPOSICIÓN Y PROTECCIÓN UV

La exposición a la luz ultravioleta (UV) es un factor importante que contribuye al envejecimiento de la piel.

Ya sea a través de la luz solar natural o de las camas de bronceado artificial, la investigación muestra que la exposición a la luz UV tiene un efecto acumulativo que puede aumentar las arrugas, comprometer el sistema inmunológico y aumentar el riesgo de cáncer.

Con el deseo de ayudarte a verte, sentirte y vivir mejor, quiero que comprendas los efectos nocivos de la exposición diaria a los rayos UV y cómo puedes protegerte.

Comprensión de los rayos solares

El sol emite un amplio espectro de energía electromagnética, incluidos rayos X, rayos gamma, rayos infrarrojos, rayos cósmicos, ondas de radio, luz ultravioleta y luz visible.

Estas ondas se irradian hacia la tierra. La mayoría son filtrados por la atmósfera terrestre, incluida la longitud de onda ultravioleta más potente, conocida como UVC. UVA y UVB, las otras dos longitudes de onda UV que traspasan la atmósfera y causan el envejecimiento de la piel y el cáncer de piel.

En los últimos años, la investigación ha demostrado las importantes diferencias entre los rayos UVA y UVB.

Los rayos UVB son rayos más cortos y más poderosos que afectan la epidermis (capa externa de la piel) y son responsables de las quemaduras solares que sentimos cuando nuestra piel no está protegida.

Los rayos UVB tienden a ser más intensos en altitudes más altas y durante los meses de verano. Las investigaciones muestran que la exposición repetida a los rayos UVB puede afectar el sistema inmunológico y provocar cáncer de piel de células basales, carcinoma de células escamosas y melanoma maligno, la forma más mortal de cáncer de piel.

Se cree que los rayos UVA, aunque más largos y no tan potentes como los rayos UVB, penetran más profundamente en la piel, causando daños al colágeno y las células que se encuentran en la dermis.

Aunque algunas personas pueden creer que las camas bronceadoras son un método más seguro de bronceado, los rayos UVA son más frecuentes y más fuertes en las cabinas bronceadoras que en la luz solar natural.

Los rayos UVA causan bronceado de la piel, manchas de la edad y arrugas en la piel, además de contribuir al desarrollo del cáncer de piel, es por esto que debes protegerte muy, pero que muy bien si te decides por un bronceado en una cabina bronceadora.

Aunque la exposición directa al sol puede causar daños irreparables, su piel también está expuesta a los rayos UVA y UVB en el hogar y en el trabajo todos los días. Los rayos UVA pueden pasar a través de las ventanas de su casa y los automóviles.

Tanto los rayos UVA como los UVB pueden reflejarse en la arena, el agua y el pavimento, exponiéndolo a la radiación UV incluso a la sombra.

Además, algunas bombillas de interior para oficinas emiten rayos UVA y UVB, aunque a niveles mucho más bajos que la luz solar. Los efectos de dicha exposición crónica pueden minimizarse con maquillaje y cremas hidratantes que contengan filtros solares.

Un pequeño inciso para que prestéis atención también a la luz azul, la que llega de las pantallas de los ordenadores, tablets y teléfonos móviles, aunque de eso hablaremos otro día.

Los rayos UV y tu piel
La piel, si bien es extremadamente eficaz para proteger al cuerpo de enfermedades e invasores, es lo suficientemente delicada como para dañarse por la acumulación diaria de exposición a los rayos UV que recibimos durante toda la vida.

Cuando nos exponemos a la radiación UVA y UVB, ya sea del sol o de otro lugar, el mecanismo de defensa del cuerpo intenta proteger la piel mediante la activación de la producción de pigmento.

Los melanocitos, que se encuentran en el nivel inferior de la piel, producen un pigmento llamado melanina.

Los gránulos de melanina se juntan en pequeños paquetes como melanosomas, que luego migran a la superficie de la piel a medida que las células de la piel pasan por su proceso natural de desprendimiento.

Este bronceado visible es evidencia de daño en la piel. Si te quemas al sol, los rayos UVB han penetrado la capa superior de la piel, causando daño celular.

Quemaduras de sol, visibles por enrojecimiento,

La radiación UV causa el mayor daño a través de la creación de radicales libres, que se sabe que interrumpen el proceso celular normal de nuestros cuerpos. Un radical libre es una molécula altamente inestable porque tiene un electrón no pareado.

Para estabilizar, los radicales libres eliminan otras moléculas para que los electrones se emparejen con sus electrones no apareados.

Esto comienza una reacción en cadena que debilita la función celular, daña la estructura celular y puede alterar el material genético (ADN) de una célula.

En este proceso, los radicales libres descomponen los fibroblastos, que son responsables de la producción de colágeno y elastina.

El colágeno es una proteína estructural que le da a la piel su fuerza y ​​flexibilidad.

Cuando los rayos UV dañan la piel, las enzimas intentan reparar el colágeno afectado.

Si el daño es demasiado extenso, los filamentos deben romperse y reciclarse para producir nuevo colágeno.

Al mismo tiempo, la radiación UV puede causar la acumulación anormal de elastina, otra fibra de proteína que le da a la piel la capacidad de volver a estar en forma.

Los radicales libres obstaculizan la eficacia de las células para producir estas importantes proteínas de la piel, dañando permanentemente la piel y causando el fotoenvejecimiento en forma de arrugas, flacidez, sequedad y tono desigual.

Enfermedad y otros efectos de la exposición a los rayos UV

Además del envejecimiento visible, la sobreexposición a la radiación UV puede afectar el sistema inmunológico del cuerpo, limitando su resistencia.

Cuando la piel está expuesta a los rayos UV, se liberan ciertos químicos que suprimen las células especializadas que protegen el cuerpo. Los ojos también son susceptibles a la exposición a los rayos UV, lo que puede causar cataratas, degeneración macular y, en casos raros, daños en la retina causados ​​por mirar directamente al sol.

El cáncer de piel, sin embargo, sigue siendo la consecuencia más mortal de la exposición a los rayos UV.

Cuando los rayos UVA y UVB interactúan con la piel, las células pueden mutar y formar tumores.

Los cánceres de piel de células basales y de células escamosas comienzan con esta mutación profunda en la capa de la dermis de la piel.

Aunque el cáncer de células basales es el más común, generalmente no se disemina y generalmente no es mortal.

Con el cáncer de células escamosas y el queratocantoma, ambos indicados por lesiones rojas y ásperas, la muerte es rara.

El melanoma es la forma más mortal de cáncer de piel, ya que los melanocitos de la piel, los ojos y las membranas mucosas se replican de manera incontrolable en las células que generalmente son de color canela, marrones o negras debido al pigmento de la melanina.

Con la detección temprana y el tratamiento, el melanoma se puede curar. La mayoría de las veces, todas estas formas de cáncer se pueden prevenir protegiendo nuestra piel del sol.

Comprender los protectores solares

Los protectores solares son productos que contienen ingredientes que desvían físicamente los rayos UV de la piel o absorben químicamente los rayos UV.

Los protectores solares físicos generalmente contienen óxido de zinc u óxido de titanio en pequeñas partículas que pueden desviar los rayos UV.

Para las personas con piel sensible, los filtros solares físicos pueden ser menos irritantes. Los protectores solares orgánicos contienen sustancias químicas (es decir, benzofenonas, cinamatos) con moléculas que absorben los rayos UV y convierten la energía en calor, que protege las células de la piel.

Los filtros solares incluyen un factor de protección solar (SPF), que describe la cantidad de protección que proporciona un filtro solar contra los rayos UVB que causan las quemaduras solares.

Por ejemplo, si normalmente quema al sol en 10 minutos, un protector solar con SPF 15 le permite estar al sol 15 veces más o, en otras palabras, durante 150 minutos sin quemarse.

La mayoría de los filtros solares están listados como SPF 15, SPF 30 o SPF 30+.

Desafortunadamente, el uso de SPF 30 o SPF 30+ no necesariamente duplica la protección de usar un SPF 15.

Algunos estudios muestran que el SPF puede hacer que las personas permanezcan en el sol por más tiempo con una falsa sensación de seguridad, olvidando que los rayos UVA también pueden ser dañinos su piel. Además, las personas a menudo se niegan a aplicar suficiente protector solar para tener una protección adecuada.

Debido a que los expertos en cuidado de la piel tienen una mayor comprensión de los peligros de los rayos UVA, puede aparecer un nuevo término abreviado en las etiquetas de protección solar para indicar la protección de un producto contra los rayos UVA.

El sistema de PA consta de tres grados: PA + puede proteger la piel sensible contra la radiación UV de baja a media, PA ++ ofrece una mejor protección contra los rayos UVA que pueden usar las personas con piel normal expuesta a la radiación UV media, y PA +++: el grado más fuerte de protección UVA ahora disponible: está diseñado para pieles normales con radiación UV muy fuerte o directa.

Ingredientes de protección solar

Muchas entidades involucradas en la investigación en salud (la FDA, la Asociación Médica Americana, la Academia Americana de Dermatología y la Sociedad Americana del Cáncer) recomiendan encarecidamente el uso de filtros solares para minimizar los efectos de la radiación UV. La FDA regula los protectores solares y sus ingredientes activos como medicamentos de venta libre para garantizar que sean seguros y efectivos en la protección contra la radiación UV.

Algunos fabricantes utilizan estos ingredientes en sus productos para proteger su piel de los rayos UV:

.Óxido de zinc (micronizado): un protector solar físico de amplio espectro que bloquea de manera efectiva los rayos UVA y UVB a la vez que ayuda a controlar el exceso de aceite y brillo. La micronización del zinc reduce la película blanca generalmente asociada con los bloqueadores solares físicos.

.Parsol® 1789: un ingrediente químico que ofrece una amplia protección contra los rayos UVA.

.Benzofenona-3: un agente químico de filtro solar que brinda protección contra la radiación UVA y UVB.

.Metoxicinamato de octilo o metoxicinamato de etilhexilo: un protector solar químico que ayuda a prevenir el daño solar al absorber la dañina radiación UVB.

.Salicilato de octilo: una molécula química que ayuda a absorber los rayos UVB.

A medida que aumenta la investigación y el conocimiento sobre la protección solar, se ha suspendido el uso de algunos ingredientes.

Por ejemplo, PABA (ácido para amino benzoico) ya no se usa en productos de protección solar porque se encontró que irritaba a muchos usuarios y manchaba la ropa.

En lugar de PABA, Parsol 1789, oxibenxona y octilmetoxicinamato se utilizan con la misma eficacia.

Uso de protectores solares de en productos

Hay firmas que ofrecen una variedad de productos, para uso diario, así como una exposición prolongada al sol en el exterior, formulado para brindar a la piel una protección de amplio espectro contra los rayos UVA y UVB.

Puedo recomendarte algunas si quieres, pero esta información te indicará qué debes tener en cuenta a la hora de elegir uno.

Procura usar productos con filtros solares de uso diario y al aire libre y asegúrate de que esos filtros solares te  brinden a ti a los tuyos una protección segura y efectiva contra los rayos UV y contrarresten los efectos del envejecimiento.

Cuidado de tu órgano más grande: la piel
Aunque puede ser difícil equilibrar los efectos de la exposición a los rayos UV y el deseo de estar al aire libre, hay una recomendación unificada: para reducir el envejecimiento y los efectos negativos del sol, debemos protegernos de los  Rayos UV.

Los estudios demuestran que muchas personas no usan los filtros solares de manera adecuada, ya sea porque no se aplican lo suficiente o no se aplican con frecuencia.

En cualquier caso, el uso de productos que brindan protección solar es solo una parte de la defensa.

-Usa protector solar con un SPF de al menos 15, aplicando generosamente a todas las áreas expuestas al menos 15 a 30 minutos antes de la exposición al sol. Incluso en días nublados, aplícate protector solar antes de salir.

-Vuelve a aplicar el protector solar cada dos horas de acuerdo con las instrucciones de la etiqueta y según sea necesario, especialmente después de nadar o sudar.

-Mantente alejada/do del sol durante la exposición máxima a la radiación UV, entre las 10 am y las 4 pm

-Usa ropa protectora, un sombrero que cubra toda tu cara y cuello y gafas de sol con protección UV.

-Protege la piel de los niños con protector solar, ropa y exposición limitada, porque muchos estudios indican que la sobreexposición antes de los 20 años puede aumentar las posibilidades de cáncer de piel en el futuro.

-No uses protector solar que haya caducado porque los ingredientes pueden perder su eficacia y disminuir su protección.

-Aplicar protector solar generosamente. Demasiadas personas no aplican su protector solar y, por lo tanto, no reciben protección solar completa.

Debido a que las personas tienen diferentes tipos de piel y diferentes niveles de exposición a los rayos UV, es imposible prescribir un tipo de régimen para todos, pero la mayoría de los dermatólogos le dirán que la exposición al sol no es buena para ti ni los tuyos. Aplicar correctamente el protector solar y proteger tu piel te mantendrá el aspecto más joven durante más tiempo.

Si necesitas más información, aclaración o quieres que te ayude a elegir, ponte en contacto conmigo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *