El frasco de la gratitud, para guardar agradecimientos

El frasco de la gratitud

Busca un frasco de cristal y adornalo bonito, o no, tu eliges. Pon un letrero: “ Frasco de Gratitud”

Cada día escribe en un papelito una cosa del día por la que te sientes agradecida

Cuando se termine el mes, vacíalo sobre la mesa y leelos

Vacía el frasco y vuelve a empezar. En el mismo tarro o en un tarro nuevo

06fb5dcdf0d9bc278391406143e1583fPuedes guardar los frascos por meses y, aunque los leas mes a mes, será interesante releerlos todos al final del año

Se trata de una idea que compartió Elizabeth Gilbert, autora de “Comer, rezar y amar”, consiste en hacer “el frasco de gratitud”.

Esta idea es muy sencilla de llevar a la acción y lo mejor de todo es que con el paso del tiempo verás que tiene grandes beneficios cambiar nuestra sintonía y comenzar a vivir con gratitud.

Se trata de tener un frasco de cristal vacío y diariamente escribiremos en un papelito por lo menos una cosa del día por la cuál estamos agradecidos, pueden ser cosas muy sencillas que a veces pasamos por alto, por el simple hecho de que siempre las tenemos o porque en ocasiones nos enfocamos erróneamente más en los problemas y preocupaciones que en las cosas buenas que tenemos diariamente.

Así que podremos escribir desde la fortuna de poder disfrutar de un bello atardecer, del haber disfrutado de una deliciosa comida, de haber recibido una llamada de un ser querido o quizás haber recibido buenas noticias sobre alguien que te importa mucho; dar gracias por un detalle de la persona que amas, alegrarte de tener un sueño reparador… en fin, se trata de valorar los pequeños detalles de la vida.

Con esta sencilla práctica, por muy mal día que a veces podamos tener, será más fácil apreciar y valorar las cosas buenas que tenemos, y atraer más momentos agradables a nuestra vida.

Y así, cuando tengamos un mal día, una mirada a nuestro frasco de la gratitud nos recordará que la vida está llena de cosas maravillosas que agradecer, obtendremos la fuerza y motivación necesaria para superar cualquier obstáculo, seguir adelante y luchar por nuestros sueños.

Para lograr una actitud de agradecimiento tenemos que fomentarlo todos los días, y al hacerlo por escrito es mucho más fácil recordarlo, y así siempre que lo necesitemos, podremos recurrir a leer nuestros papelitos de gratitud y tratar de ver las cosas de una mejor forma. ¡No esperes más y busca dos frascos, uno para ti y otro para regalárselo a una persona especial con la que quieras compartir esta idea, seamos agradecidos.

Feliz día.

Ordenar y tirar lo que no usas… en todos los aspectos de tu vida

limpieza

Ordenar y tirar lo que no usas… en todos los aspectos de tu vida

7 días para ordenar, tirar y ser más feliz

Siguiendo el ejemplo de quienes realizan la ‘limpieza de primavera’ y las enseñanzas de Marie Kondo te proponemos una cura détox para hacer frente al caos en una semana

28.42¿Sabías que nuestros vecinos del norte de Europa practican la llamada ‘limpieza de primavera’ o spring cleaning? Es un día –o varios– donde se limpia la casa a fondo y se ventila a conciencia tras varios meses sin apenas abrir las ventanas por el frío. A los españoles, criados en una sociedad donde el hogar se ha de mantener siempre como los chorros del oro por si viene visita y donde se ventila a diario nos resulta una maniobra harto extraña.

Como con la limpieza primaveral se pone la casa patas arriba se aprovecha para ordenar. Y para tirar lo que ya no se usa y que probablemente jamás se vuelva a usar.

Los ingleses lo llaman decluttering, un término sin equivalencia en español y que viene a significar algo así como ‘poner orden en el caos, eliminar lo innecesario y quedarse con lo esencial’. La japonesa Marie Kondo, nueva gurú del orden, reconoce que la primavera le insufla nuevas energías para meterle mano a la casa. Y de ahí a todos los aspectos de la vida.

Toma nota.

Tienes 7 días para estrenar vida

Día 1. Cambio de armario

Empieza por lo más práctico: vacía completamente el ropero. Echa un vistazo a la ropa más abrigada. ¿Qué está en buen estado y puedes guardar para la temporada próxima? Nada de jerseys con bolitas, ni con enganchones. Tira lo viejo. Sin piedad. También esas prendas que llevas años sin usar. No las guardes para estar por casa. ‘Si no vale para salir a la calle, ¿por qué vas a vestirte con ropa vieja en casa?’, se pregunta Kondo. Esto explica cómo esta sargenta de hierro del orden es capaz de sacar entre 20 y 30 bolsas de artículos inútiles de las casas de sus clientes.

Quédate con lo básico y que sabes que sí te vas a poner. Ahora ordena por colores y nada de torres de esas que al coger una camiseta de abajo se despanzurran las cinco de arriba. Enrolla las prendas y alinéalas para que sea fácil extraerlas. “Es cuestión de ordenar todo, de una vez y hacer que ese orden sea duradero”, sentencia.

Día 2. Hora del baño

No, no se trata de darte una ducha sino de organizar los potingues de belleza. Ese spray para crear ondas surferas que te dejaba el pelo como sucio, ¿vas a volver a usarlo alguna vez? ¿Y el gel fijador de cuando llevabas el pelo a lo garçon crees que vas a usarlo ahora que llevas un long bob? ¿Y esa barra de labios casi negra que solo usaste en Halloween? ¿El rizador barato y malo que no tiras por si el bueno deja de funcionar?

La lista de frascos sin usar durante meses suele ser impresionante. Mándalos al contenedor de los reciclados. Y lo mismo con los caducados. Si no recuerdas cuándo lo abriste pero acumula polvo, tíralo. Si el precio está en pesetas, también. De paso, aprovecha para limpiar las brochas de maquillaje y los cepillos del pelo. Y para tirar esas toallas de color inexplicable. Aunque sean de algodón egipcio, si el blanco tira a un gris-beige, tíralas.

Día 3. Revistas, libros y quincalla

En el cuarto de estar puedes encontrar cualquier cosa. ¿En la era de Internet realmente vas a volver a consultar los apuntes de la facultad? ¿Merece la pena acumular esa torre de revistas del corazón solo porque Busta y Paula aún estaban juntos en la portada? Al contenedor de papel. ¿Torres de best sellers que no caben en las estanterías y que presumiblemente no volverás a hojear? Dónalos.

Una vez superes estas trabas te será más fácil deshacerse de objetos pequeños dispersos por todo el cuarto de estar: souvenirs de París, bolígrafos, calendarios con el teléfono de persianistas… “Solo existen dos razones para no deshacerse de un objeto: un enganche con el pasado o miedo ante el futuro”, sentencia Kondo. Ante la duda, tíralo. Elimina también los duplicados. No necesitas siete cuadernos de notas. Con uno siempre a mano, basta. ¿Y con los cargadores? Mientras no se invente uno universal habrá que seguir almacenándolos, pero mejor si metes todos en una caja. Que sea mona, que ordenar no está reñido con decorar. Haz lo mismo con pendrives, cables…

Día 4. La prueba de Masterchef

Echa un vistazo a la cocina. Hay especias que no pueden faltar en tu cocina, pero esas que compraste en tus viajes por la India, Turquía o África, que pican como el demonio y que solo has usado una vez, tíralas. También las que no usas porque te desagrada su sabor y las que han perdido aroma. Haz lo mismo con las conservas, con la nevera y con vasos, platos, tarteras y sartenes deteriorados.

Adiós también a la cristalería ultra arañada por el lavavajillas. Hay al menos una docena de comercios con menaje a precios razonables (Ikea, Zara Home, Carrefour Home…) donde encontrarás artículos a estrenar para no sentir que vives en una pensión. Y asúmelo: si nunca haces bizcochos, deshazte de los moldes. Solo ocupan espacio y te recuerdan que nunca serás una abuelita con olor a vainilla.

Día 5. Aligera el bolso

Es increíble la cantidad de artículos insospechados que una mujer puede atesorar en tan poco espacio. Ticketsde la compra de Navidad, mecheros de cuando aún fumabas, una veintena de bolígrafos, pañuelos de papel sin bolsa, siete tampones de los de ‘por si acaso me baja la regla que no me pille desprevenida’…. Vacíalo de todo. Límpialo por dentro y por fuera. Si está viejo, tíralo. Ahora vuelve a meter solo lo imprescindible para pasar unas horas fuera de casa. Tus hombros lo agradecerán.

Día 6. Limpia el coche

El maletero y la guantera del vehículo no son una prolongación de tu bolso. Revisa, limpia y tira resgurados de la gasolinera, del parquímetro y recibos del seguro de hace diez años. En cambio ten a mano y en buen estado la documentación del coche. Si llevas cds, confirma que cada disco está en su caja. Aspira a conciencia las alfombrillas y entre los asientos, en especial, si tienes niños. Descubrirás restos de patatas fritas y gusanitos listos para someterse a la prueba del carbono 14.

Día 7. Limpieza digital.

Borra correos, whatsapps y mensajes antiguos. Acumularlos crea lo que el experto en tecnologías de la información Enrique Dans llama ‘síndrome de Diógenes digital’. Pero hay más. Plantéate si es necesario almacenar en discos duros decenas de películas que has grabado de la tele y que necesitarías vivir varias vidas para volver a ver. Tanta información puede que no ocupe metros cuadrados de tu apartamento pero genera ansiedad. Y no está la vida como para angustiarse porque no has visto todos los capítulos de Juego de Tronos.

Fuente: Objetivo Bienestar.

Foto/ Pixabay

 

 

¿Se debe aplicar la crema bronceadora antes o después de la hidratante?

sol80

No cabe duda de que la crema solar es el producto más importante de tu rutina de cuidado facial

“No importa el dinero que gastes en productos como aceites, retinol o vitamina C; si no aplicas protector solar, estás tirando el dinero”

Todo el mundo debería aplicarse crema solar independientemente de la época del año, en especial en la cara, que está expuesta al sol de forma regular.

No obstante, puede resultar confuso calibrar en qué momento de la rutina de cuidado facial es aconsejable ponérsela.

La duda más frecuente es: ¿hay que aplicarse la crema de sol antes o después de la hidratante?

La realidad es que ni siquiera los propios dermatólogos se ponen de acuerdo en la respuesta, aunque hay una cosa en la que coinciden: todo el mundo debería usar crema solar.

“Limpia, trata, hidrata y protege” (¿en este orden?)

Hay expertos que aconsejan que el momento ideal para aplicar la crema solar es en último lugar, después de cualquier tratamiento, sérum antioxidante o crema hidratante, por aquello de que la regla de oro es “limpia, trata, hidrata y protege”.

Pero hay quien aconseja hacerlo antes de usar la crema hidratante.

¿Entonces? mejor cómo tú te sientas cómoda, no se pierde eficacia por usarlo antes o después de la crema hidratante, siempre que uses la cantidad adecuada y con el factor de protección adecuado.

Volver a aplicar cada dos o tres horas

En los últimos años se ha extendido el rumor de que, en realidad, el protector solar no es tan eficaz como dice ser.

Sin embargo, a menudo, esta falta de eficacia se debe a que no se aplica la cantidad de protector necesaria ni con el factor SPF recomendado.

Yo recomiendo usar una capa suficientemente gruesa y volver a aplicar protector cada dos o tres horas si estamos al aire libre a fin de asegurar una protección óptima.

¡Cuidado con el sol! hazte un favor a ti mismo y a tu familia y no olvidéis poneros protector solar. Tu piel y la de tu familia os lo agradecerá.

Fuente: ‘HuffPost’

Foro/ Pixabay.

Relacionado:

Disfruta de tu momentazo primavera con un protector solar que es lo más.

Esta semana practicaremos el “El habito de quererte”

l80

Hábitos

Esta semana practicaremos el “El habito de quererte”

Todos quieren verte bien

Es importante que te levantes cada día haciéndoles un hueco a las actividades que sirven para cuidar de tu salud y progresar en lo que hagas.

Tu cuidado personal es una de las misiones más importantes y generosas del día.

Porque todos quieren verte bien, por unas razones u otras.

Tu familia quiere que te levantes de buenas.

Tus hijos, mascotas, amantes… Los que tengas o los que vayas a tener también.

Todos coinciden en que cortes con lo que te asfixia y en que aprendas a decir que NO a lo que te separa de ellos.

Quieren que les des tiempo de calidad.

Quieren verte comer relajado y que sonrías haciendo lo que te gusta.

Les encanta que tu buen humor les salpique.

Tus aliados y compañeros tienen interés en que protejas tu mente, que la mantengas a salvo del abatimiento y de distracciones que te aparten del objetivo que tenéis en común.

Tus jefes, clientes, proveedores, alumnos o seguidores, presentes o futuros, quieren que te organices.

Les satisface tu solvencia y verte con los recursos a tope.

Cuando estás cansado, estresado o desorientado, no les ayudas tan divinamente como cuando tienes el control y estás cabalgando sobre la ola del día.

Tus enemigos y los parientes que te odian, por descontado, quieren verte abatida y descompuesta, pero tú te presentarás erguida y compuesta.

Hacer leña del árbol caído es patético. ¿A quién le puede gustar?.

Pues hay a quien le gusta, es más, hacen de ello su actividad preferida, pero esto no va contigo

También es muy importante verte desplegando acción enérgica contra los chismosos. Agregas sentido y amenidad a sus vidas.

Por unos motivos u otros, a las personas presentes y venideras que van a entrar en tu historia les interesa verte bien.

Hasta tus ancestros se ven honrados por tu buen hacer.

Ellos lo quieren así

Sé magnánima.

Complácelos.

Para el final me he dejado a una persona.

¡Ay, cómo pudo olvidárseme!

¿Eres tú, verdad?

Mira que dejarte para lo último…que normalmente es lo que solemos hacer, pero recuerda ahora y siempre, que para poder querer, cuidar y amar, primero debes hacerlo contigo misma.

Pues, eso.

Tú eres otro interesado en estar bien, además de todos los que he mencionado  anteriormente.

Así que : quiérete mucho.

Foto/ Pixabay.

Este texto no es mío y lo reproduzco aquí porque me ha encantado

Lo he sacado íntegro de una maravillosa página  que os recomiendo que visitéis, aquí tenéis el enlace www.tusbuenosmomentos.com

 

 

 

 

 

Cómo encontrar la felicidad en las pequeñas cosas

woman-591576_1280

El refrán que dice “Es de bien nacido ser agradecido” nos recuerda la importancia de la gratitud.

Estar agradecidos por lo que tenemos en vez de estar quejándonos de lo que no tenemos es una de las claves para ser feliz.

Darnos cuenta de lo bueno que tenemos en nuestra vida y estar agradecidos por ello hace que nos sintamos más felices..

La física quántica dice que “solo existe aquello que observamos”, lo que quiere decir es que solo existe aquello a que lo que le doy “mi atención”.

 Allí donde pongo mi atención es donde va mi energía.

Así que si prestamos atención y agradecemos lo bueno que tenemos en nuestra vida estaremos creando una vida feliz.

Ya lo dice el filósofo chino Lao Tse: el agradecimiento es la memoria del corazón.

Buscar la felicidad en las pequeñas cosas

La rutina y el ritmo frenético de la vida hace que no seamos conscientes de las cosas que nos hacen felices todos los días.

Y hay muchas: despertarnos en nuestra cama, tomarnos un café, ducharnos con agua caliente, abrir el armario y elegir qué ropa me quiero poner, abrir el grifo y que salga agua potable, tener comida, llegar a casa y encontrarla calentita, tener salud, amigos, familia…

Todo eso son cosas que valoramos cuando las perdemos. 

Se nos estropea la caldera y no tenemos agua caliente, ni calefacción… Se va la luz y no podemos ver la tele, ni tener internet, ni cocinar si tenemos vitro… Darnos cuenta de lo felices que nos hacen las pequeñas cosas de nuestra vida cotidiana es otro de los grandes secretos de la felicidad.

Vivir el presente.

Mindfulness

Mientras pensamos en el pasado o en el futuro se nos escapa el presente. 

Solo existe el “momento presente”. Cuando recordamos el pasado nos traemos  los miedos del pasado al presente y cuando proyectamos el futuro traemos la ansiedad del futuro al presente convirtiendo nuestro presente en “miedo y ansiedad”.

Vivir con plenitud el instante presente no es tarea fácil, requiere esfuerzo y constancia. La mente tiende a la dispersión regodeándose en los recuerdos del pasado o en las ilusiones del futuro, pero merece la pena hacer el esfuerzo para “vivir con plenitud nuestro presente”.

La practica de mindfulness nos puede ayudar a conseguirlo, ya que nos enseña a enfocar nuestra mente en el momento presente sin darle atención a los pensamientos errantes que nos alejan de la realidad.

Pensar en positivo

Al igual que los pensamientos negativos generan ansiedad y miedo, pensar en positivo genera alegría, buen humor y capacidad para afrontar los desafíos de la vida de manera más constructiva.

Pensar en positivo hace que tengamos confianza en el futuro. Los pensamientos positivos mejoran nuestra salud nos ayuda a combatir el estrés, los dolores y las enfermedades.

Hay estudios que confirman que las personas positivas son menos propensas a sufrir de hipertensión o diabetes y, por tanto, viven más tiempo. Tener una actitud positiva te ayudará a relativizar la importancia de las cosas afrontando mejor cualquier situación.

Mantener la ilusión

Tener ilusión es uno de los motores de nuestra existencia, cuando nos ilusionamos con algo nos sentimos plenos, motivados y llenos de energía. Nos cambia la mirada, desprendemos alegría y entusiasmo. Es un sentimiento que nos da mucha fuerza, valor y energía.

La ilusión hace que queramos construir una vida mejor, un mundo mejor.  Vivir con ilusión nos da la fuerza necesaria para perseguir nuestros sueños y no rendirnos, nos llena de aliento y nos empuja a perseguir nuestros deseos. Mantener la ilusión en nuestro día a día nos hace sin ninguna duda mucho más feliz..

“Hay algo que da esplendor a cuanto existe, y es la ilusión de encontrar algo a la vuelta de la esquina.” Gilbert Keith Chesterton.

Foto/ Pixabay.

Ámate, para que te quieran

Con frecuencia confundimos amar con querer o poseer

Sabemos que el amor es un sentimiento, una emoción, pero fundamentalmente, y siguiendo a Viktor Franklamar es un verbo, un comportamiento, una decisión que implica acción. Alude a la capacidad de amar y ser amado que es una de las fortalezas que más sentido vital y bienestar nos puede aportarPor eso, la pauta para aumentar el bienestar que te propongo es: ámate, ama bien. 

Para conocer mejor esta fortaleza, sigamos el proceso natural y vayamos reflexionando desde lo fácil a lo difícil, es decir, desde el enamoramiento hasta el amor.

Enamórate: la atracción.

El enamoramiento es un estado emocional en el que una persona se siente poderosamente atraída por otra y puede ser de dos tipos:

  • Externo: te enamoras de lo que ves.
  • Interno: te enamoras de cómo es o cómo crees que es.

Durante el enamoramiento se dan 3 tipos de cambios en cualquier persona que son:

  1. Fisiológicos: activación fisiológica, ansiedad positiva (respiración agitada, palpitaciones, etc.), ligera pérdida de peso, mirada viva, deseo y excitación sexual.
  2. Cognitivos: problemas de memoria, resistencia ante el dolor, menos sueño, menos cansancio, menos hambre, menos capacidad de concentración, mayor creatividad y fortalecimiento del sistema inmunológico.
  3. Motores: disposición positiva hacia el otro, ganas de agradar, mayor agitación y energía vital.

Las características principales del enamoramiento son:

  • Deseo de intimidad y de unión física.
  • Necesidad de reciprocidad.
  • Miedo al rechazo.
  • Activación fisiológica ante la presencia real o imaginaria de la persona que te gusta.
  • Vulnerabilidad psicológica.
  • Sentimientos ambivalentes.
  • Idealización. 
  • Falta de concentración en actividades cotidianas.
  • Sensación de plenitud y alegría vital. 

El proceso de enamoramiento suele comenzar con la atracción física hacia otra persona. A continuación el enamoramiento se potencia con la atracción personal y se dispara definitivamente cuando se presenta un conocimiento o sospecha de que existe reciprocidad en la atracción. Además, la atención y el interés amoroso son disparados por 3 elementos: el atractivo, la similaridad y la proximidad. Es decir, nos enamoramos de los que nos parecen guapos, de los que piensan como nosotros y de los que están cerca.

En este experimento puedes ver lo que ocurre cuando se dan estos elementos. Algunos lo llaman amor pero todavía no puede serlo pues no existe un auténtico conocimiento de la persona. Estamos ante situaciones de“flechazo” o del mal llamado “amor a primera vista” que es en realidad “enamoramiento a primera vista”

Enamórate: la intimidad psicológica

El psicólogo Arthur Aron, profesor de psicología en la Universidad Estatal de Nueva York, conocido por su investigación sobre la intimidad en las relaciones interpersonales y el desarrollo del modelo de auto-expansión de la motivación en las relaciones cercanas, diseñó un cuestionario de 36 preguntas mediante el cual establecer un vínculo personal al intimar gracias al desarrollo de una conversación sincera facilitada por ir respondiendo el mismo. Tener algo en común y sentir que gustas a la otra persona son aspectos importantes para crear un sentimiento de cercanía en poco tiempo. En este video puedes ver un experimento en el que se utiliza el cuestionario para favorecer la intimidad psicológica.

Ámate: la auto-aceptación y la auto-relación saludable

¿Puedes dar lo que no tienes? ¿Puedes amar si no te amas?

Un requisito fundamental para establecer relaciones saludables no basadas en la dependencia, el abuso o la necesidad, es cultivar una sana auto-relación. La autoaceptación, la autoconsciencia, el autocuidado, son fundamentales para velar por el propio bienestar y asegurártelo. Ocuparte de manera activa de estar nutrido/a psicológicamente es clave para poder nutrir a la otra persona, y/o, en los peores casos, tratar de no desnutrirla. Y es que la auténtica plenitud estando en pareja viene de compartir y no de necesitar o de depender.

¿Tienes dudas? Piénsalo. No hay amor suficiente capaz de llenar el vacío interior que experimenta una persona que se siente mal con ella misma. Y convertirte en un expendedor indefinido de halagos, elogios y aplausos, no funcionará ya que, la simetría en las relaciones (tratarnos de igual a igual) es garantía de éxito, de salud, además de que es desde dentro y no desde fuera, como fundamentalmente se construye la autoaceptación, el equilibrio interior, aspecto clave en el proceso de ser antes de ser pareja.

Si le gustas a alguien que no se quiere, no se acepta o no se lleva bien consigo mismo/a, puede que aprecie tus cualidades pero, su auto-rechazo y falta de autoeficacia, es decir, el no creerse capaz, su propio autodesprecio, le llevarán a despreciarte, subestimarte o maltratarte en algún momento, porque ya lo hace consigo mismo/a y los malos hábitos pasan factura. Pronto pensará “no será tan “x” si se ha fijado en mi”. Llegado el caso, puede que tengas suerte y pierda el interés en ti y se aleje. Pero puede también que se enganche a ti como tabla de salvación y trate de manipularte, controlarte, culparte, cosificarte, etc., porque no se siente hábil, porque de forma más o menos consciente, se sabe incompetente o torpe para amar, y pronto serás protagonista de una relación tóxica.

No lo olvides: la auto-destrucción, destruye. Es cuestión de tiempo. Por eso, antes de iniciar una relación de pareja con alguien, asegúrate de que ambos tenéis una auto-relación saludable. La sabiduría que extraerás de ser tu mejor amigo/a te ayudará a forjar una saludable relación de pareja.

Theodor Reik dijo “el amor solo es posible cuando se ha llegado a cierta fase de desarrollo individual”. Me gusta esta frase porque resume bien la idea de que el amor aparece cuando hemos crecido psicológicamente lo suficiente como para perder el miedo a la intimidad con nosotros mismos y con los demás. Es a partir de cierto grado de maduración individual cuando puede darse un nivel de desarrollo personal adecuado para compartirse saludablemente en pareja.

¿Cómo te sientes cuando estás solo/a? ¿Consigues sentirte bien? Responderte a estas preguntas te ofrecerá información valiosa sobre ti y sobre tu propio nivel de crecimiento personal.   

Recapitulando: pasa a la acción. ¡Ámate! Te propongo varias pautas para que lo consigas.

Pautas para que te ames

  • Conócete. Cada día, pasa un tiempo a solas, dedícate a estar presente, conectado/a contigo, al menos 1 hora: pasear o meditar te ayudarán a conseguirlo.
  • Sé tu mejor amigo/a. Sé amable contigo, compréndete y exígete de una forma saludable: ¿cómo tratarías a tu mejor amigo/a? Hazlo contigo.
  • Autocompárate. Siempre habrá personas mejores y peores que tú en función del criterio que tengas en cuenta: compárate contigo.
  • Cuídate. Escucha tu naturaleza y respétala: cuida tu alimentación, tus horas y calidad del sueño, practica alguna actividad deportiva moderada y diviértete, un rato al menos, cada día. 
  • Respétate. Aprende a poner límites, a ser asertivo/a: decir lo que sientes y pienses sin temor o vergüenza, séete fiel en la comunicación y en cualquier aspecto de tu vida.
  • Nútrete. Haz actividades que te llenen, te enriquezcan y cultiven tus habilidades, aficiones y fortalezas.
  • Crece. Apuesta por tu crecimiento personal y bienestar saliendo de tu zona de confort cuando sea necesario: revisa tus esquemas.
  • Afronta el miedo. No puedes intimar, ni compartir, ni amar, si no te atreves, si te estresas o te agobias en cuanto aparece una dificultad.
  • Sé optimista inteligente. Aprende a ser constructivo/a, flexible, a no dramatizar y a valorar la realidad para optimizarla viendo la oportunidad en la calamidad.
  • Acéptate. Apuesta por ti incondicionalmente: conoce tus puntos flojos y fuertes y trata de ser en equilibrio.  

Si no puedes lograrlo en solitario anímate a iniciar un proceso de crecimiento personal con ayuda profesional.

Aquí puedes ver un fragmento de la película “Ángel A” que aborda algunos aspectos sobre esta dimensión del amor hacia uno mismo. 

https://www.youtube.com/watch?time_continue=4&v=Saf9Ez4izTo

 

Continua leyendo en Ama, pero ama bien.

Fuente: Saludablemente.

Ama, pero ama bien

En general, la gente “se quiere” o “se quiere mucho” a su manera y, reconozcámoslo, muchas veces no es una manera saludable, e incluso, muchas veces no es amor lo que se profesan. Es por esto que mi consejo de este artículo es: ¡Ama Bien! 

A menudo escucho cosas como esta: “yo sé que me quiere mucho pero me siento mal en mi relación de pareja”. Y al revés: “yo lo/la quiero mucho pero no puedo más, no puedo vivir así”. 

Y un largo etcétera de frases del mismo estilo que manifiestan el mismo error. 


Y es que la cuestión clave no es cuánto te quieren sino cómo te quieren. No es cuánto quieres sino cómo quieres. No es la cantidad sino la calidad el factor clave para valorar si el vínculo amoroso es o no saludable. Lo que de verdad importa es la manera en la que se ama.

Veamos cómo identificar una relación saludable:

Un indicador clave para saber si nos encontramos ante una relación saludable es la huella positiva que nos deja. Tener sentimientos de plenitud, de satisfacción, de no querer cambiarte por nadie, de crecimiento personal, de apoyo, de ganas de volver a compartir momentos con la persona amada, son factores que indican una buena salud en la relación.

Adams y Jones afirman que las relaciones estables se basan en 5 factores:

  1. Amor profundo.
  2. Satisfacción mutua.
  3. Falta de interés por otra posible pareja.
  4. Miedo a la ruptura.
  5. Sentimiento de obligación moral con la pareja. 

Robert J. Sternberg, con su Teoría Triangular del Amor citó 3 componentes clave para hablar de amor:intimidad, pasión y compromiso. 

  • Intimidad o cariño: es un deseo de acercamiento, de comunicación, y de fuerte interés por el otro, por buscar su felicidad y encontrar la propia en su compañía. Implica buscarse y procurar compartir tiempo en común. Proporciona apoyo emocional mutuo mediante la entrega de uno mismo. Existen 2 diferencias entre el afecto amoroso y el amistoso: por una parte, el amistoso requiere reciprocidad mientras que uno puede amar a quien le ignora; por otra parte, si desaparece el aprecio moral se acaba con la amistad pero no con el afecto amoroso pues podemos amar y/o estar enamorados de un canalla, por ejemplo. Son formas de expresarlo: apoyo, consuelo, admiración, tiempo en común, perdón. 
  • Pasión: es el anhelo profundo e imperioso del otro, la evidencia mental y sentimental de que el otro es la persona que más importa. Es la expresión de una emoción psicofísica cuya traducción principal es el sexo. Se desarrolla deprisa y desaparece pronto, aunque algunas pasiones son duraderas. Con la atracción sexual se mezclan otros sentimientos tan especiales como la admiración profunda, la necesidad de protección, sensación del ser querido o enorme gratitud. Son formas de expresarlo: besos, abrazos, caricias, palabras de amor, practicar sexo, cuidar la imagen para el otro. 
  • Compromiso: es la decisión de amar a otra persona, de comprometerte en mantener y cuidar ese amor.  Implica constancia y lealtad. Suele situarse en tercer orden cronológico (primero nos enamoramos, luego nos queremos y finalmente nos comprometemos). Aunque ésta no es la única secuencia posible suele ser la más frecuente. Son formas de expresarlo: fidelidad, compartir posesiones, superar crisis, casarse o establecer una relación de pareja estable. 

Según Sternberg, la probabilidad de que una relación se mantenga es mayor en la medida que estén presentes dos componentes o los tres.

Amor: tipos de amor y AMOR con mayúsculas

Por la combinación de los 3 componentes, podemos encontrar 7 tipos de amor, según Sternberg:

  1. Cariño. Hay intimidad sin pasión ni compromiso. Es el cariño íntimo que caracteriza las verdaderas amistades en las que se siente un vínculo y una cercanía con la otra persona pero no pasión física ni compromiso a largo plazo.
  2. Encaprichamiento. Hay pasión sin cariño o intimidad ni compromiso. Es lo que comúnmente se siente como “amor a primera vista”.
  3. Amor vacío. Existe compromiso pero la intimidad y la pasión no existen. Hay sensación de respeto y reciprocidad. En los matrimonios arreglados, las relaciones suelen comenzar con un amor vacío.
  4. Amor Romántico. Hay pasión e intimidad pero no compromiso. Las parejas románticas están unidas emocionalmente (como en el caso del cariño) y físicamente, mediante la pasión, pero no en el compromiso de estar juntos. Por ejemplo, un amor de verano o relaciones de muy corta duración.
  5. Amor Fatuo o Loco. Es la combinación de pasión y compromiso. Falta la intimidad, pues no se muestran abiertos y no sienten un vínculo o conexión fuertes.
  6. Amor Sociable. Este tipo de relación incluye las características de intimidad y compromiso. La característica que falta es la pasión, que podría haber desaparecido con el paso de los años de relación.
  7. Amor Consumado. Es el tipo de relación que todas las parejas buscan, pues combina intimidadpasión ycompromiso. Según Sternberg, lo difícil no es alcanzar esta etapa sino permanecer en ella, pues con el paso de los años es habitual que las parejas pierdan la pasión que una vez sintieron. 

Ama Bien: relaciones saludables

No obstante, no fanaticemos: si no tienes pareja, esta circunstancia no te incapacita para ser feliz, como  Sonja Lyubomirsky  recoge en su libro “Los mitos de la felicidad”. El amor de pareja aporta un gran bienestar cuando la relación es saludable pero puede ser motivo de un gran sufrimiento cuando no lo es. Tenlo en cuenta y detecta si tienes una relación tóxica para pedir ayuda.

Pero ¿cómo podemos reconocer si una relación es o no saludable? Revisemos algunos indicadores de una relación tóxica.

Indicadores de una relación tóxica

Durante la relación te está pasando que:

  • Has dejado de crecer psicológicamente, te empobreces, sientes que se detiene tu crecimiento personal.
  • Pierdes la energía, las ganas de ser tú, la ilusión, la alegría.
  • Sufres cambios importantes en tu peso, sueño, alimentación, en definitiva, tu salud.
  • Te sientes culpable con frecuencia, mal en tu relación contigo.
  • La opinión de tu pareja es excesivamente poderosa para ti: su opinión te hunde o te hace megafeliz. 
  • Te trata mal y/o lo justificas: humillaciones, malos modos, gritos, burlas, insultos, etc.
  • Te controla: quiere tus claves de móvil, redes sociales, dónde vas y con quién, etc.
  • Te sientes mal contigo: dudas más de tus ideas y opiniones, de tu forma de ser, de cómo vistes, etc.
  • Te aferras a tu pareja como una tabla de salvación para no quedarte solo/a, para tener planes los fines de semana, por miedo o pereza a volver a empezar, etc.
  • Hay celos injustificados y tienes que explicar y demostrar con frecuencia que no hay base real para desconfiar.
  • Tu opinión, ideas, sentimientos, son tonterías o son menos “dignas” que las suyas.
  • Tienes que demostrar que “lo/la quieres” con frecuencia, haciendo lo que te pide, como prueba de tu amor, pues de lo contrario, se enfada.
  • Tienes que callarte y ceder con frecuencia para que esté bien.
  • Pierdes la capacidad de decidir por ti mismo/a.
  • Pierdes el deseo sexual o no te sientes bien durante el sexo.
  • Tienes que pedirle permiso para hacer cualquier cosa.

Además de comprender y reflexionar sobre estos aspectos, cuestión clave es que pases a la acción y los pongas en práctica.

¡Ama bien! ¡Ama saludablemente! Aquí te propongo algunas pautas para que lo consigas.

Pautas para que ames bien

  1. Ámate. Es imprescindible que te ames para que puedas amar saludablemente, amar bien.
  2. Cultiva el vínculo. Dedica un tiempo diario a cultivar la relación. Haz planes con tu pareja, comparte momentos, haz actividades que os gusten, expresa lo que te gusta del otro, interésate por sus cosas de manera auténtica.
  3. Aporta valor. Toma un rol activo, un liderazgo compartido en el que unas veces sea tu pareja quien aporte contenidos (ideas, anécdotas, actividades, metas, etc.) y otras seas tú. Nutre la relación, nutre a tu pareja siendo un ser completo y lo más realizado posible.
  4. Respeta. Respeta al/la otro/a y dale su sitio. Cierra etapas anteriores, ordena tu espacio físico pero sobretodo ordena el espacio psicológico al que entra a formar parte tu pareja dejando claro su lugar en tu vida, en tu cabeza, y en tu comportamiento diario.
  5. Crea confianza. La confianza se construye. La intimidad psicológica es una excelente oportunidad de enriquecimiento mutuo. Saber y sentir que el otro está ahí para compartir alegrías y tristezas sin temor a ser, mostrar al otro que puede confiar, que el vínculo entre los dos es seguro y que pase lo que pase cualquier aspecto puede ser hablado y abordado de manera conjunta con madurez y complicidad.
  6. Comunícate asertivamente. La comunicación es una pieza clave en las relaciones de pareja. Expresa tus sentimientos, pensamientos y anhelos de manera asertiva, es decir, respetando los derechos del otro sin olvidarte de los tuyos.
  7. Acepta las diferencias. Acepta al otro como un ser diferente de ti, con sus ideas, sus gustos, motivaciones e intereses. Negocia las diferencias, aplaza temas cuando sea necesario pero abórdalos y toma decisiones en pareja.
  8. Ten valores compartidos. Podéis ser diferentes, todo el mundo lo es de hecho, pero es clave compartir una visión de la vida común, unos valores compatibles, que ambos podáis ver un futuro común.
  9. Comparte. Siente el placer de compartir tiempo juntos, de hacer planes, actividades, viajes y todo tipo de cosas. 
  10. Cuida. Cuida al otro. Cuida la relación. Cuídate tú. A veces puedes preguntarte ante determinadas situaciones: ¿Es adecuado para mí? ¿Es adecuado para él/ella? ¿Es adecuado para nuestra relación? Si es adecuado en todos los sentidos, entonces adelante, hazlo. Si no lo es en alguna o varias de estas cuestiones reflexiona o ponlo en común con tu pareja y buscad opciones juntos.
  11. Perdona. Si estás dispuesto/a a amar con mayúsculas tendrás que estar dispuesto/a a perdonar y a seguir adelante sin resentimientos, sin rencor, aceptando que amar es un proceso continuo de aprendizaje, de búsqueda del equilibrio, de resiliencia e incluso de crecimiento personal.
  12. No lo/la necesites, prefiérelo/la. No quieras con apego. Trata de no necesitar a tu pareja, de seguir siendo autónoma/a, un ser humano pleno, consciente, rico. Desde tu individualidad y tu libertad, sé capaz de hacer y ser de forma independiente pero disfruta de tu pareja al preferir vivir y/o compartir tu vida con ella.

Fuente: Saludablemente

Diferencias entre la menta y la hierbabuena ¿Son lo mismo?

menta-hierbabuena

Ambas plantas pueden ser consideras menta puesto que son de la misma familia pero tienen aspecto, olor, sabor y usos diferentes

Las dos variedades de menta más usadas son la Mentha piperita, utilizada medicinalmente, y la Mentha spicata o hierbabuena

Esta última es la que se acostumbra a cultivar en los jardines, es menos fuerte pero tiene los mismos usos

menta

Menta.

DIFERENCIAS

  • La Menta piperita es de un color verde más intenso que la hierbabuena.
  • La hierbabuena (Menta spicata) tiene las hojas más rugosas que la otra y son un poco más redondeadas.
  • Además el olor de la menta es mucho más intenso, fresco y anisado que el de la hierbabuena.
  • Poseen propiedades diferentes.

PROPIEDADES

  • La Menta piperita tiene propiedades antiinflamatorias y despeja las vías respiratorias.
  • La hierbabuena tiene propiedades digestivas, calma el ardor y alivia rápidamente los problemas digestivos.
  • La Menta piperita tiene vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, C y E, Betacaroteno, biotina,Calcio, Magnesio, Fósforo y Potasio.
  • La Hierbabuena tiene vitaminas A, B2 y C, Calcio, Cobre, hierro, Magnesio, Maganeso, Potasio, Fibra y ácidos omega 3

USOS

  • Ambas plantas se pueden usar en té o infusiones.
  • También se puede hacer aceites esenciales con las dos plantas.
  • Se pueden usar en la cocina para darle un toque fresco a ciertos platos.

hierbabuena

Hierbabuena.

Con propiedades diferentes, solemos utilizarlas indistintamente:

– En infusión favorecen las digestiones lentas, quita el ácido.
– Ideales para tratar espasmos y cólicos estomacales.
– En infusión mezclar manzanilla e hierbabuena para el asma.
– Propiedades antisépticas, tanto para beber como para gargarismos.
– Dolor de muelas.
– Insecticida, al aplicar sobre la piel, aceite de hierbabuena, mantiene alejados a los mosquitos y otros insectos.
– El té tiene propiedades anti-inflamatorias y anti-microbianas.
– También puede ser usado en comida para dar gusto, sobretodo en sopas

El sabor de la hierbabuena es parecido al de la menta spicata, pero con un ingrediente añadido que hace que sea más fuerte y prolongado: el mentol.

Aunque ambas lo suman entre sus componentes, la hierbabuena tiene más cantidad de este compuesto.

¡Más allá del mojito!

En la cocina india, se mezcla con comino, cardamomo, jengibre y clavo de olor.

En la cocina occidental se utiliza fresca para realzar las zanahorias, patatas, berenjenas y todas las legumbres. Se puede añadir a la sopa de tomate junto con algunas guindillas para conseguir un “sabor americano

Al final de una comida, el sabor de la menta acompaña bien a las frutas y los postres de chocolate.

En cambio, algunos guisos de la cocina oriental requieren el sabor picante de la menta seca.

Descubre 6 propiedades de la menta que probablemente no conoces

Es muy habitual tener en casa una maceta con menta, para tenerla siempre a mano para cocinar y, últimamente, para hacer mojitos.

Sin embargo, la menta no solo sirve para aportar color, aroma y sabor. También se le atribuyen algunas propiedades medicinales

  • 1. Gran remedio digestivo

Estimula el flujo de bilis, alivia la acidez, evita la aparición de gases, náuseas y otras molestias digestivas.

Para este fin puedes tomar cápsulas de aceite de menta.

  • 2. Ayuda a respirar mejor

El mentol descongestiona las vías respiratorias. Ayuda a bajar la fiebre de resfriados y gripes. Y contiene timol antivírico.

La menta también resulta eficaz en el tratamiento de sinusitis y rinitis con vahos terapéutcos para el invierno

  • 3. Mejora la circulación sanguínea

Contiene ácido rosmarínico y eugenol con efectos anticoagulantes.

Además mejoran la oxigenación de la sangre.

  • 4. Estimulante, no excitante

Activa pero sin producir excitación nerviosa. Permite rendir sin estresarse.

Si la combinas con jengibre potencias su acción.

  • 5. Analgésico de aplicación externa

Alivia dolores musculares, reumáticos y de cabeza.

Aplica sobre la zona afectada aceite diluido de menta (15 gotas en 30 ml de aceite de almendras o de oliva).

  • 6. Antibiótico natural

Contiene más de 40 principios antisépticos, útiles ante afecciones de la piel, como eccema, prurito o picaduras.

Infusión de menta, digestiva y analgésica

Se prepara vertiendo 10 gramos de sus hojas  en un cazo de agua hirviendo.

Es un buen digestivo, que en forma de gargarismo alivia el dolor de muelas.

Aliño rápido para la ensalada

Puedes preparar, de forma rápida y sencilla, un aliño con menta que realzará el sabor de tus ensaladas.

Ingredientes

  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • El zumo de medio limón
  • ¼ de cucharadita de menta seca
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de pimienta

Preparación

Bate los ingredientes hasta obtener una salsa homogénea.

Mojito alcalinizante y sin alcohol

0a8469d79396607fcdc6f620d0bf3ad5

Un festival de color y sabor con cero graduación.

Este mojito es alcalinizante, refrescante y digestivo. Alivia los dolores de cabeza ligeros y refresca el aliento. Ideal para sorprender a tus amigos.

Se asocia la palabra mojito con una bebida con alcohol, pero existen versiones más saludables y exentas de tóxicos.

El mojito sin alcohol y alcalinizante es una alternativa muy refrescante y digestiva. Puedes incluir, sin ningún problema, este mojito dentro de una dieta saludable y nutritiva. Y además vas a sorprender a tus invitados.

Ingredientes para 1 persona

  • 250 ml de agua mineral
  • 1 lima (el zumo)
  • 4 hojas de menta
  • estevia

Preparación

  1. Vierte todos los ingredientes en una batidora  y mézclalos bien.
  2. Sirve de inmediato el mojito en un vaso de cristal alargado.
  3. Puedes añadirle unas 10 hojas de menta. Cuando batas la bebida, quedará de color verde.

La estevia le da un sabor especial al mojito y es acalórica, pero puedes sustituirla por azúcar de coco, que tiene un bajo índice glucémico.

Cómo diferenciar la menta y la hierbabuena en la cocina

La menta resalta el sabor de las comidas. Si es para alimentos salados, la spicata será mejor.

La hierbabuena se empleará para postres o alimentos dulces porque suele combinar bien con el chocolate y sabores cítricos.

La hierbabuena gusta en recetas dulces como:

  • Torta de chocolate: combinación perfecta entre la contextura del brownie oscuro, con un tope de mousse de crema de hierbabuena. Es una mezcla agradable de masticar y en sabores.
  • Helado de sorbete de limón con hierbabuena.

También se emplea en bebidas alcohólicas como el mojito.21

 

 

Las castañas asadas tienen esa parte de ritual que tanto gusta

castañas3

Castañas, las asocio con el Otoño, con el  cambio de estación, con el día de Todos los Santos, con tradición, y postres de Otoño, con amigos, con familia y con cumpleaños: mi cumpleaños

Con los primeros fríos, con el olor que llegaba de repente por la calle,  con comprar un cucurucho en papel de periódico, quejándonos un poco -sólo un poco- porque están más caras que el año pasado, quemarnos al intentar pelarlas sin esperar, los dedos manchados de negro…

Reconozcámoslo, es insuperable.

Y ¿Dónde está la Castañera?

En fin, a falta de  Castañera y si tenemos el antojo de hacerlas en casa y no tenemos a mano una brasa o chimenea para seguir el método tradicional -y posiblemente más rico- a base de fuego y brasas, hay alternativas que dan un resultado muy bueno.

Y podemos seguir quemándonos y manchándonos las manos, que es parte de la gracia, aunque ni en cucuruchos de papel. ni compradas en la calle recién hechas,  ni, claro está,  a la Castañera..

Al fuego

No nos engañemos: las castañas y el fuego se llevan muy bien. Así que si tenemos en casa fuegos de gas sólo necesitaremos comprar una sartén especial con el fondo agujereado -en esta época se encuentran fácilmente y no son caras- y listo.

Las lavamos y secamos, y les hacemos el clásico corte, suficientemente hondo como para traspasar las dos pieles y que luego sea más fácil pelarlas. Las ponemos en la sartén sin tapar y a fuego fuerte hasta que veamos que van haciéndose. Le damos un meneo de vez en cuando para que se vayan girando y haciendo por todas partes.

Lo suyo es ajustar que no queden chamuscadas pero tampoco crudas y duras por dentro. Dependerá del tamaño de la castaña, pero en unos 20 o 30 minutos a fuego medio seguramente estarán.

Si no tenemos fuego de gas hay que descartar esta sartén especial porque no funcionará bien con vitrocerámica o inducción. Podemos pasarnos a los dos métodos siguientes o bien usar una sartén convencional -que esté vieja, porque igual la chamuscamos un poco- ligeramente engrasada con una gota de aceite e ir haciendo las castañas a fuego medio y con la sartén tapada hasta que estén bien hechas.

Al horno

42701702_272369050083553_7607515291394740612_nEs posiblemente la opción más cómoda y productiva, porque podemos poner un montón en la bandeja y casi olvidarnos. El resultado es muy decente, aunque le falta ese punto de fuego directo que tuesta la cáscara y le da un toque ahumado.

Directamente sobre la bandeja o sobre un papel de horno si somos más finos, repetimos la jugada: lavar, secar, cortar y, con el horno precalentado a todo lo que dé, ponemos las castañas a 200 o 250 grados unos 20 minutos. Cuando hayan pasado 10 minutos observamos cómo están y les damos la vuelta.

Sirve para todos los métodos, pero una vez asadas y todavía calientes -cuando mejor se pelan, claro- un toque de sal no les sienta nada mal. Cuestión de probarlo y ver si nos gustan más como siempre o con este golpe salado que contrasta con su sabor.

Si nos quedan demasiado secas, un truco que se puede usar es tenerlas unos minutos a remojo en agua caliente antes de hornearlas. No lo he probado -simplemente las lavamos y dejamos un poco húmedas para que se resequen menos- pero dicen que es muy efectivo.

Al microondas

La verdad es que es un sistema  que resulta práctico, rápido y limpio. El resultado no es tanto una castaña asada tradicional como una cocida, pero funciona muy bien para un antojo exprés o, por ejemplo, si necesitamos castañas para incorporar a alguna otra receta.

Aquí  tenéis algunas sugerencias sobre como pelar las castañas y, dos recetas bastante interesantes,  una tarta de castañas y chocolate, que la de probado y resulta buenísima y otra de tartitas de mango y castañas   

Consejos de mi madre:

Al comprar las castañas es importante tener en cuenta el estado de la piel, que debe ser brillante y el corte como quieras o como puedas, aunque hay expertos que insisten en que hay que cortarlas de una manera especial, yo lo he probado de diferentes manera y siempre me quedan bien, (pero hay que cortarlas, porque al ser una semilla cerrada, si no la cortamos al ponerlas en el fuego explotarían) y  masticarlas bien para que no se hagan indigestas.

Y mientras tanto añoraremos la imagen de la Castañera en la plaza o en una esquina y comprar el cucurucho de papel con las castañas recién hechas,  algo que volvía como los turrones en Navidad, pero de esto hace ya algunos años…..

 

 

 

Ensalada Waldorf, una ensalada con mucha historia

34561
Ensalada Waldorf
Vamos a ver como hacer una ensalada con mucha historia ya que data de 1893
Es fabulosa, muy fácil, hasta se puede tener casi hecha con antelación y aunque no os guste mezclar sabores salados y dulces os encantará porque apenas se notan.

Es la famosa ensalada del hotel Waldorf Astoria de Nueva York, de la que existen múltiples variantes.

Si queréis conseguir el sabor exquisito que tiene, procurar adquirir todos los ingredientesque indica la receta.

Para la ensalada
■  800 g de manzanas Golden
■  
150 g de apio blanco
■  150 g de nueces troceadas
■  100 g de pasas pequeñas sin pepitas, sultanas = californianas = de Corinto
■  50 g de piñones
■  250 g de pechuga de pollo o pavo ahumado
■  
sal y pimienta blanca recién molida
■  salsa especial hecha con mayonesa casera con bastante zumo de limón

Para la mayonesa casera
■  1 huevo
■  3 cucharadas de zumo de limón
■  ½  cucharadita de mostaza de Dijon
■  200 o 300 g de aceite de oliva, hasta que quede muy espesa
■  sal y pimienta blanca recién molida

Para la salsa especial final
■  250 g de la mayonesa anterior
■  2 o 3 cucharadas de nata líquida fresca entera
■  una pizca de azúcar

1.  Para rentabilizar vuestro tiempo y organizarse bien empezar por preparar la mayonesa como siempre, pero añadiéndole bastante zumo de limón, incluso que nos parezca un poco ácida, porque este sabor contrarresta de maravilla con el dulce de la manzana. Tiene que quedar bastante espesa así que a lo mejor necesitáis los 300 g de aceite.
2.  Añadirle la nata líquida poco a poco para que quede espesita y la pizca de azúcar.
3.  Volcar esta mayonesa en una ensaladera grande donde podamos remover con facilidad.
4.  Escoger manzanas que tienen que ser de la variedad Golden. Empezar por quitarles el corazón,  pelarlas a continuación  y cortarlas en cubos no muy grandes. Echarlas inmediatamente encima de la mayonesa y mezclarlas con ella para que no se oxiden.
5.  Quitar al apio las hebras duras que pueda llevar. Picarlo finito para que no se aprecie su fuerte sabor, pero dé suavidad a la ensalada y se note algo crujiente al mascar.
6.  Trocear las nueces si no lo están y añadirlas junto con las pasas y los piñones.
Conforme vamos añadiendo ingredientes diferentes a la ensaladera, ir removiéndolos para que todos queden envueltos con la mayonesa.
7.  Cortar la pechuga de pollo o pavo ahumado también en taquitos.
8.  Cuando hayamos añadido todos los ingredientes remover bien, y si la ensalada estuviera poco jugosa, agregar alguna cucharada más de nata pues todos estos componentes absorben bastante mayonesa, y para que esta ensalada esté deliciosa debe estar muy jugosa.

A tener en cuenta:
■  La pechuga de pollo o pavo ahumado 250 grs. la podéis encontrar en algunos supermercados, aunque también preguntar en vuestra carnicería de confianza.

Al ser ahumados confieren a esta ensalada un sabor muy especial, único.

■   Utilizar nata entera con el 35% de materia grasa y no Light. La cantidad necesaria es muy pequeña, aunque sea una grasa saturada, y proporciona bastante más cremosidad que las Light.
Ir echando de cucharada en cucharada para evitar que la salsa quede demasiado líquida. Cuando la mezclemos con el resto de los ingredientes, la ensalada debe estar jugosa pero bastante espesa, no “líquida”.

■   Si cerráis inmediatamente este bol con lámina de plástico transparente bien adherida y lo guardáis en la nevera se puede preparar por la mañana para por la noche.

■   También se puede preparar con antelación.
Para ello tener todos los ingredientes cortados, menos las manzanas que se oxidan, bien envueltos en lámina de plástico transparente formando un paquete muy apretado en el que no entre aire ysiempre en la nevera.

Y la salsa también recién hecha guardada inmediatamente en la nevera.

Cuando se vaya a tomar, pelar y cortar las manzanas, mezclar bien todos los ingredientes y servirla siempre fría.

Otra versión de la misma ensalada para cuando tienes prisa y sin carne.

Ingredientes:
3 tazas de lechuga, 1 pieza de manzana, 1 tallo de apio, 1/2 taza de nueces y 1/2 taza de pasas.
Para el aliño: 1 cucharada pequeña de vinagre de manzana, 2 cucharadas grandes de mayonesa y 1 pizca de sal.

Elaboración:

Consta de muy poquitos pasos

  1. El primero será cortar la manzana en pequeños trozos. Lo siguiente, cortar un poco las nueces. Cortamos también el apio.
  2. Para el aliño echamos en un bol el vinagre de manzana, la mayonesa, que preferiblemente será mejor si la podemos hacer casera, y la sal. Y lo mezclamos bien.
  3. Y en este mismo bol echamos la manzana y el apio, y lo volvemos a mezclar.
  4. En un plato aparte, servimos la lechuga. En el centro echamos la mezcla que hemos preparado anteriormente.
  5. Y por último decoramos con las nueces y las pasas.

Una buena opción para variar de vez en cuando.eerr2