Cómo encontrar la felicidad en las pequeñas cosas

woman-591576_1280

El refrán que dice “Es de bien nacido ser agradecido” nos recuerda la importancia de la gratitud.

Estar agradecidos por lo que tenemos en vez de estar quejándonos de lo que no tenemos es una de las claves para ser feliz.

Darnos cuenta de lo bueno que tenemos en nuestra vida y estar agradecidos por ello hace que nos sintamos más felices..

La física quántica dice que “solo existe aquello que observamos”, lo que quiere decir es que solo existe aquello a que lo que le doy “mi atención”.

 Allí donde pongo mi atención es donde va mi energía.

Así que si prestamos atención y agradecemos lo bueno que tenemos en nuestra vida estaremos creando una vida feliz.

Ya lo dice el filósofo chino Lao Tse: el agradecimiento es la memoria del corazón.

Buscar la felicidad en las pequeñas cosas

La rutina y el ritmo frenético de la vida hace que no seamos conscientes de las cosas que nos hacen felices todos los días.

Y hay muchas: despertarnos en nuestra cama, tomarnos un café, ducharnos con agua caliente, abrir el armario y elegir qué ropa me quiero poner, abrir el grifo y que salga agua potable, tener comida, llegar a casa y encontrarla calentita, tener salud, amigos, familia…

Todo eso son cosas que valoramos cuando las perdemos. 

Se nos estropea la caldera y no tenemos agua caliente, ni calefacción… Se va la luz y no podemos ver la tele, ni tener internet, ni cocinar si tenemos vitro… Darnos cuenta de lo felices que nos hacen las pequeñas cosas de nuestra vida cotidiana es otro de los grandes secretos de la felicidad.

Vivir el presente.

Mindfulness

Mientras pensamos en el pasado o en el futuro se nos escapa el presente. 

Solo existe el “momento presente”. Cuando recordamos el pasado nos traemos  los miedos del pasado al presente y cuando proyectamos el futuro traemos la ansiedad del futuro al presente convirtiendo nuestro presente en “miedo y ansiedad”.

Vivir con plenitud el instante presente no es tarea fácil, requiere esfuerzo y constancia. La mente tiende a la dispersión regodeándose en los recuerdos del pasado o en las ilusiones del futuro, pero merece la pena hacer el esfuerzo para “vivir con plenitud nuestro presente”.

La practica de mindfulness nos puede ayudar a conseguirlo, ya que nos enseña a enfocar nuestra mente en el momento presente sin darle atención a los pensamientos errantes que nos alejan de la realidad.

Pensar en positivo

Al igual que los pensamientos negativos generan ansiedad y miedo, pensar en positivo genera alegría, buen humor y capacidad para afrontar los desafíos de la vida de manera más constructiva.

Pensar en positivo hace que tengamos confianza en el futuro. Los pensamientos positivos mejoran nuestra salud nos ayuda a combatir el estrés, los dolores y las enfermedades.

Hay estudios que confirman que las personas positivas son menos propensas a sufrir de hipertensión o diabetes y, por tanto, viven más tiempo. Tener una actitud positiva te ayudará a relativizar la importancia de las cosas afrontando mejor cualquier situación.

Mantener la ilusión

Tener ilusión es uno de los motores de nuestra existencia, cuando nos ilusionamos con algo nos sentimos plenos, motivados y llenos de energía. Nos cambia la mirada, desprendemos alegría y entusiasmo. Es un sentimiento que nos da mucha fuerza, valor y energía.

La ilusión hace que queramos construir una vida mejor, un mundo mejor.  Vivir con ilusión nos da la fuerza necesaria para perseguir nuestros sueños y no rendirnos, nos llena de aliento y nos empuja a perseguir nuestros deseos. Mantener la ilusión en nuestro día a día nos hace sin ninguna duda mucho más feliz..

“Hay algo que da esplendor a cuanto existe, y es la ilusión de encontrar algo a la vuelta de la esquina.” Gilbert Keith Chesterton.

Foto/ Pixabay.

Deixa un Comentari