¿Se debe aplicar la crema bronceadora antes o después de la hidratante?

sol80

No cabe duda de que la crema solar es el producto más importante de tu rutina de cuidado facial

“No importa el dinero que gastes en productos como aceites, retinol o vitamina C; si no aplicas protector solar, estás tirando el dinero”

Todo el mundo debería aplicarse crema solar independientemente de la época del año, en especial en la cara, que está expuesta al sol de forma regular.

No obstante, puede resultar confuso calibrar en qué momento de la rutina de cuidado facial es aconsejable ponérsela.

La duda más frecuente es: ¿hay que aplicarse la crema de sol antes o después de la hidratante?

La realidad es que ni siquiera los propios dermatólogos se ponen de acuerdo en la respuesta, aunque hay una cosa en la que coinciden: todo el mundo debería usar crema solar.

“Limpia, trata, hidrata y protege” (¿en este orden?)

Hay expertos que aconsejan que el momento ideal para aplicar la crema solar es en último lugar, después de cualquier tratamiento, sérum antioxidante o crema hidratante, por aquello de que la regla de oro es “limpia, trata, hidrata y protege”.

Pero hay quien aconseja hacerlo antes de usar la crema hidratante.

¿Entonces? mejor cómo tú te sientas cómoda, no se pierde eficacia por usarlo antes o después de la crema hidratante, siempre que uses la cantidad adecuada y con el factor de protección adecuado.

Volver a aplicar cada dos o tres horas

En los últimos años se ha extendido el rumor de que, en realidad, el protector solar no es tan eficaz como dice ser.

Sin embargo, a menudo, esta falta de eficacia se debe a que no se aplica la cantidad de protector necesaria ni con el factor SPF recomendado.

Yo recomiendo usar una capa suficientemente gruesa y volver a aplicar protector cada dos o tres horas si estamos al aire libre a fin de asegurar una protección óptima.

¡Cuidado con el sol! hazte un favor a ti mismo y a tu familia y no olvidéis poneros protector solar. Tu piel y la de tu familia os lo agradecerá.

Fuente: ‘HuffPost’

Foro/ Pixabay.

Relacionado:

Disfruta de tu momentazo primavera con un protector solar que es lo más.

Esta semana practicaremos el “El habito de quererte”

l80

Hábitos

Esta semana practicaremos el “El habito de quererte”

Todos quieren verte bien

Es importante que te levantes cada día haciéndoles un hueco a las actividades que sirven para cuidar de tu salud y progresar en lo que hagas.

Tu cuidado personal es una de las misiones más importantes y generosas del día.

Porque todos quieren verte bien, por unas razones u otras.

Tu familia quiere que te levantes de buenas.

Tus hijos, mascotas, amantes… Los que tengas o los que vayas a tener también.

Todos coinciden en que cortes con lo que te asfixia y en que aprendas a decir que NO a lo que te separa de ellos.

Quieren que les des tiempo de calidad.

Quieren verte comer relajado y que sonrías haciendo lo que te gusta.

Les encanta que tu buen humor les salpique.

Tus aliados y compañeros tienen interés en que protejas tu mente, que la mantengas a salvo del abatimiento y de distracciones que te aparten del objetivo que tenéis en común.

Tus jefes, clientes, proveedores, alumnos o seguidores, presentes o futuros, quieren que te organices.

Les satisface tu solvencia y verte con los recursos a tope.

Cuando estás cansado, estresado o desorientado, no les ayudas tan divinamente como cuando tienes el control y estás cabalgando sobre la ola del día.

Tus enemigos y los parientes que te odian, por descontado, quieren verte abatida y descompuesta, pero tú te presentarás erguida y compuesta.

Hacer leña del árbol caído es patético. ¿A quién le puede gustar?.

Pues hay a quien le gusta, es más, hacen de ello su actividad preferida, pero esto no va contigo

También es muy importante verte desplegando acción enérgica contra los chismosos. Agregas sentido y amenidad a sus vidas.

Por unos motivos u otros, a las personas presentes y venideras que van a entrar en tu historia les interesa verte bien.

Hasta tus ancestros se ven honrados por tu buen hacer.

Ellos lo quieren así

Sé magnánima.

Complácelos.

Para el final me he dejado a una persona.

¡Ay, cómo pudo olvidárseme!

¿Eres tú, verdad?

Mira que dejarte para lo último…que normalmente es lo que solemos hacer, pero recuerda ahora y siempre, que para poder querer, cuidar y amar, primero debes hacerlo contigo misma.

Pues, eso.

Tú eres otro interesado en estar bien, además de todos los que he mencionado  anteriormente.

Así que : quiérete mucho.

Foto/ Pixabay.

Este texto no es mío y lo reproduzco aquí porque me ha encantado

Lo he sacado íntegro de una maravillosa página  que os recomiendo que visitéis, aquí tenéis el enlace www.tusbuenosmomentos.com

 

 

 

 

 

Cómo encontrar la felicidad en las pequeñas cosas

woman-591576_1280

El refrán que dice “Es de bien nacido ser agradecido” nos recuerda la importancia de la gratitud.

Estar agradecidos por lo que tenemos en vez de estar quejándonos de lo que no tenemos es una de las claves para ser feliz.

Darnos cuenta de lo bueno que tenemos en nuestra vida y estar agradecidos por ello hace que nos sintamos más felices..

La física quántica dice que “solo existe aquello que observamos”, lo que quiere decir es que solo existe aquello a que lo que le doy “mi atención”.

 Allí donde pongo mi atención es donde va mi energía.

Así que si prestamos atención y agradecemos lo bueno que tenemos en nuestra vida estaremos creando una vida feliz.

Ya lo dice el filósofo chino Lao Tse: el agradecimiento es la memoria del corazón.

Buscar la felicidad en las pequeñas cosas

La rutina y el ritmo frenético de la vida hace que no seamos conscientes de las cosas que nos hacen felices todos los días.

Y hay muchas: despertarnos en nuestra cama, tomarnos un café, ducharnos con agua caliente, abrir el armario y elegir qué ropa me quiero poner, abrir el grifo y que salga agua potable, tener comida, llegar a casa y encontrarla calentita, tener salud, amigos, familia…

Todo eso son cosas que valoramos cuando las perdemos. 

Se nos estropea la caldera y no tenemos agua caliente, ni calefacción… Se va la luz y no podemos ver la tele, ni tener internet, ni cocinar si tenemos vitro… Darnos cuenta de lo felices que nos hacen las pequeñas cosas de nuestra vida cotidiana es otro de los grandes secretos de la felicidad.

Vivir el presente.

Mindfulness

Mientras pensamos en el pasado o en el futuro se nos escapa el presente. 

Solo existe el “momento presente”. Cuando recordamos el pasado nos traemos  los miedos del pasado al presente y cuando proyectamos el futuro traemos la ansiedad del futuro al presente convirtiendo nuestro presente en “miedo y ansiedad”.

Vivir con plenitud el instante presente no es tarea fácil, requiere esfuerzo y constancia. La mente tiende a la dispersión regodeándose en los recuerdos del pasado o en las ilusiones del futuro, pero merece la pena hacer el esfuerzo para “vivir con plenitud nuestro presente”.

La practica de mindfulness nos puede ayudar a conseguirlo, ya que nos enseña a enfocar nuestra mente en el momento presente sin darle atención a los pensamientos errantes que nos alejan de la realidad.

Pensar en positivo

Al igual que los pensamientos negativos generan ansiedad y miedo, pensar en positivo genera alegría, buen humor y capacidad para afrontar los desafíos de la vida de manera más constructiva.

Pensar en positivo hace que tengamos confianza en el futuro. Los pensamientos positivos mejoran nuestra salud nos ayuda a combatir el estrés, los dolores y las enfermedades.

Hay estudios que confirman que las personas positivas son menos propensas a sufrir de hipertensión o diabetes y, por tanto, viven más tiempo. Tener una actitud positiva te ayudará a relativizar la importancia de las cosas afrontando mejor cualquier situación.

Mantener la ilusión

Tener ilusión es uno de los motores de nuestra existencia, cuando nos ilusionamos con algo nos sentimos plenos, motivados y llenos de energía. Nos cambia la mirada, desprendemos alegría y entusiasmo. Es un sentimiento que nos da mucha fuerza, valor y energía.

La ilusión hace que queramos construir una vida mejor, un mundo mejor.  Vivir con ilusión nos da la fuerza necesaria para perseguir nuestros sueños y no rendirnos, nos llena de aliento y nos empuja a perseguir nuestros deseos. Mantener la ilusión en nuestro día a día nos hace sin ninguna duda mucho más feliz..

“Hay algo que da esplendor a cuanto existe, y es la ilusión de encontrar algo a la vuelta de la esquina.” Gilbert Keith Chesterton.

Foto/ Pixabay.

Ámate, para que te quieran

Con frecuencia confundimos amar con querer o poseer

Sabemos que el amor es un sentimiento, una emoción, pero fundamentalmente, y siguiendo a Viktor Franklamar es un verbo, un comportamiento, una decisión que implica acción. Alude a la capacidad de amar y ser amado que es una de las fortalezas que más sentido vital y bienestar nos puede aportarPor eso, la pauta para aumentar el bienestar que te propongo es: ámate, ama bien. 

Para conocer mejor esta fortaleza, sigamos el proceso natural y vayamos reflexionando desde lo fácil a lo difícil, es decir, desde el enamoramiento hasta el amor.

Enamórate: la atracción.

El enamoramiento es un estado emocional en el que una persona se siente poderosamente atraída por otra y puede ser de dos tipos:

  • Externo: te enamoras de lo que ves.
  • Interno: te enamoras de cómo es o cómo crees que es.

Durante el enamoramiento se dan 3 tipos de cambios en cualquier persona que son:

  1. Fisiológicos: activación fisiológica, ansiedad positiva (respiración agitada, palpitaciones, etc.), ligera pérdida de peso, mirada viva, deseo y excitación sexual.
  2. Cognitivos: problemas de memoria, resistencia ante el dolor, menos sueño, menos cansancio, menos hambre, menos capacidad de concentración, mayor creatividad y fortalecimiento del sistema inmunológico.
  3. Motores: disposición positiva hacia el otro, ganas de agradar, mayor agitación y energía vital.

Las características principales del enamoramiento son:

  • Deseo de intimidad y de unión física.
  • Necesidad de reciprocidad.
  • Miedo al rechazo.
  • Activación fisiológica ante la presencia real o imaginaria de la persona que te gusta.
  • Vulnerabilidad psicológica.
  • Sentimientos ambivalentes.
  • Idealización. 
  • Falta de concentración en actividades cotidianas.
  • Sensación de plenitud y alegría vital. 

El proceso de enamoramiento suele comenzar con la atracción física hacia otra persona. A continuación el enamoramiento se potencia con la atracción personal y se dispara definitivamente cuando se presenta un conocimiento o sospecha de que existe reciprocidad en la atracción. Además, la atención y el interés amoroso son disparados por 3 elementos: el atractivo, la similaridad y la proximidad. Es decir, nos enamoramos de los que nos parecen guapos, de los que piensan como nosotros y de los que están cerca.

En este experimento puedes ver lo que ocurre cuando se dan estos elementos. Algunos lo llaman amor pero todavía no puede serlo pues no existe un auténtico conocimiento de la persona. Estamos ante situaciones de“flechazo” o del mal llamado “amor a primera vista” que es en realidad “enamoramiento a primera vista”

Enamórate: la intimidad psicológica

El psicólogo Arthur Aron, profesor de psicología en la Universidad Estatal de Nueva York, conocido por su investigación sobre la intimidad en las relaciones interpersonales y el desarrollo del modelo de auto-expansión de la motivación en las relaciones cercanas, diseñó un cuestionario de 36 preguntas mediante el cual establecer un vínculo personal al intimar gracias al desarrollo de una conversación sincera facilitada por ir respondiendo el mismo. Tener algo en común y sentir que gustas a la otra persona son aspectos importantes para crear un sentimiento de cercanía en poco tiempo. En este video puedes ver un experimento en el que se utiliza el cuestionario para favorecer la intimidad psicológica.

Ámate: la auto-aceptación y la auto-relación saludable

¿Puedes dar lo que no tienes? ¿Puedes amar si no te amas?

Un requisito fundamental para establecer relaciones saludables no basadas en la dependencia, el abuso o la necesidad, es cultivar una sana auto-relación. La autoaceptación, la autoconsciencia, el autocuidado, son fundamentales para velar por el propio bienestar y asegurártelo. Ocuparte de manera activa de estar nutrido/a psicológicamente es clave para poder nutrir a la otra persona, y/o, en los peores casos, tratar de no desnutrirla. Y es que la auténtica plenitud estando en pareja viene de compartir y no de necesitar o de depender.

¿Tienes dudas? Piénsalo. No hay amor suficiente capaz de llenar el vacío interior que experimenta una persona que se siente mal con ella misma. Y convertirte en un expendedor indefinido de halagos, elogios y aplausos, no funcionará ya que, la simetría en las relaciones (tratarnos de igual a igual) es garantía de éxito, de salud, además de que es desde dentro y no desde fuera, como fundamentalmente se construye la autoaceptación, el equilibrio interior, aspecto clave en el proceso de ser antes de ser pareja.

Si le gustas a alguien que no se quiere, no se acepta o no se lleva bien consigo mismo/a, puede que aprecie tus cualidades pero, su auto-rechazo y falta de autoeficacia, es decir, el no creerse capaz, su propio autodesprecio, le llevarán a despreciarte, subestimarte o maltratarte en algún momento, porque ya lo hace consigo mismo/a y los malos hábitos pasan factura. Pronto pensará “no será tan “x” si se ha fijado en mi”. Llegado el caso, puede que tengas suerte y pierda el interés en ti y se aleje. Pero puede también que se enganche a ti como tabla de salvación y trate de manipularte, controlarte, culparte, cosificarte, etc., porque no se siente hábil, porque de forma más o menos consciente, se sabe incompetente o torpe para amar, y pronto serás protagonista de una relación tóxica.

No lo olvides: la auto-destrucción, destruye. Es cuestión de tiempo. Por eso, antes de iniciar una relación de pareja con alguien, asegúrate de que ambos tenéis una auto-relación saludable. La sabiduría que extraerás de ser tu mejor amigo/a te ayudará a forjar una saludable relación de pareja.

Theodor Reik dijo “el amor solo es posible cuando se ha llegado a cierta fase de desarrollo individual”. Me gusta esta frase porque resume bien la idea de que el amor aparece cuando hemos crecido psicológicamente lo suficiente como para perder el miedo a la intimidad con nosotros mismos y con los demás. Es a partir de cierto grado de maduración individual cuando puede darse un nivel de desarrollo personal adecuado para compartirse saludablemente en pareja.

¿Cómo te sientes cuando estás solo/a? ¿Consigues sentirte bien? Responderte a estas preguntas te ofrecerá información valiosa sobre ti y sobre tu propio nivel de crecimiento personal.   

Recapitulando: pasa a la acción. ¡Ámate! Te propongo varias pautas para que lo consigas.

Pautas para que te ames

  • Conócete. Cada día, pasa un tiempo a solas, dedícate a estar presente, conectado/a contigo, al menos 1 hora: pasear o meditar te ayudarán a conseguirlo.
  • Sé tu mejor amigo/a. Sé amable contigo, compréndete y exígete de una forma saludable: ¿cómo tratarías a tu mejor amigo/a? Hazlo contigo.
  • Autocompárate. Siempre habrá personas mejores y peores que tú en función del criterio que tengas en cuenta: compárate contigo.
  • Cuídate. Escucha tu naturaleza y respétala: cuida tu alimentación, tus horas y calidad del sueño, practica alguna actividad deportiva moderada y diviértete, un rato al menos, cada día. 
  • Respétate. Aprende a poner límites, a ser asertivo/a: decir lo que sientes y pienses sin temor o vergüenza, séete fiel en la comunicación y en cualquier aspecto de tu vida.
  • Nútrete. Haz actividades que te llenen, te enriquezcan y cultiven tus habilidades, aficiones y fortalezas.
  • Crece. Apuesta por tu crecimiento personal y bienestar saliendo de tu zona de confort cuando sea necesario: revisa tus esquemas.
  • Afronta el miedo. No puedes intimar, ni compartir, ni amar, si no te atreves, si te estresas o te agobias en cuanto aparece una dificultad.
  • Sé optimista inteligente. Aprende a ser constructivo/a, flexible, a no dramatizar y a valorar la realidad para optimizarla viendo la oportunidad en la calamidad.
  • Acéptate. Apuesta por ti incondicionalmente: conoce tus puntos flojos y fuertes y trata de ser en equilibrio.  

Si no puedes lograrlo en solitario anímate a iniciar un proceso de crecimiento personal con ayuda profesional.

Aquí puedes ver un fragmento de la película “Ángel A” que aborda algunos aspectos sobre esta dimensión del amor hacia uno mismo. 

https://www.youtube.com/watch?time_continue=4&v=Saf9Ez4izTo

 

Continua leyendo en Ama, pero ama bien.

Fuente: Saludablemente.